Kapuściński, la voz de los que no la tienen

28 Nov

Laura NuñezPRO3_KAPU_141212_LAURA

Ryszard Kapuściński , fue un periodista, historiador, escritor, ensayista y poeta. Pero lo que hizo a este polaco tan especial fue su habilidad para contar lo que otros solo podían decir.

Kapuściński , invento un nuevo concepto periodismo más humano y cercano. Su trabajo de corresponsal no se basaba en informar de los acontecimientos que ocurrían, iba mucha más halla insertándose en las sociedades y viviendo los conflictos desde dentro para poder entender lo que allí se acontecía.

En 1964, tras perfeccionar sus habilidades para reportar asuntos domésticos, fue designado por la  Agencia de Prensa Polaca como su único corresponsal en el extranjero.

Los reportajes mas conocidos de este periodista fueron sus reportajes en África, en una África que estaba viviendo el fin de sus imperios colonos europeos. Como nos cuenta la que fuera su biógrafa oficial, Beata Nowacka, “Kapuściński iba a lugares donde ningún hombre blanco volvía con vida”.

Lo que hizo a este personaje tan importante fue la empatía, la empatía con mayúsculas. Él sabía como nadie entender todas las posturas y por ello fue respetado tanto por unos como por otros, él para comunicar necesitaba saber desde dentro que es lo que estaba ocurriendo.

En África desde 1960 hasta 1970 se acontecieron más de 30 revoluciones, a las que Kapuściński no se pudo resistir, como narra Beata, quería formar parte de las historias de las que informaba, quería formar parte del mundo en el que vivía. Y así lo hizo, era un hombre con una desmesurada valentía, que prefería ir con su coche y dormir en las aldeas en condiciones de pobreza extrema, en lugar de alojarse en hoteles como hacia la prensa internacional.

Su osadía le dio varios sustos, ya que en varias ocasiones fue condenado a muerte en distintos países en África, además de ser infectado de lepra, ya que como hemos contado cuando viajaba vivía con los más desfavorecidos. Desde Varsovia le pidieron varias veces que volviera al país ya que su vida corría peligro, pero Kapuściński era muy consciente de que se jugaba la vida pero esa misma adrenalina le hacia querer más. Como dice su biógrafa “cuando todo estaba en calma se dormía”.

En los tiempos actuales donde el periodismo no pasa por su mejor momento acercarnos por unos minutos a un periodista como era Kapuściński llena al gremio de esperanzas e ilusión por la profesión.

Para el polaco el periodismo era una misión, conseguir una información que merezca la pena ser contada, y para ello es necesario empalizar con las fuentes, por que el periodista, como decía él, necesita de los demás para desempeñar su profesión.

Kapuściński no era partidista. Sólo decía la verdad. Solamente cumplía con su deber de informador. Ahora mismo este tipo de periodismo se nos hace un tanto utópico, por que la política y el poder lo corrompe todo. Sin duda, el periodista polaco resulta un inimitable ejemplo a seguir entre nuestra profesión, un hombre que vivía el periodismo de forma cotidiana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

PRODUCCIÓN PERIODÍSTICA

BLOG DOCENTE / GRUPO 26 / 2012-2013

Empresa & Gobierno

Administracion y Gobierno de Empresa

Producción UMH Grupo 18

Producción Periodística 10-11 18

Eurogaceta

Pensamiento, Universidad y Red

Producción Periodística

Blog docente UMH Grupo 28 2012/2013

Félix Arias Robles

Félix Arias Robles

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: